¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Publicaciones y Prensa

Mesa redonda SEICAP 2012

Escrito por Dra. Ángela Claver Monzón El Domingo, 10 Marzo 2013. Enviado a Comunicaciones orales

EL NIÑO ALÉRGICO A POLENES Y ALIMENTOS VEGETALES: REPERCUSIÓN CLÍNICA DE LA REACTIVIDAD CRUZADA

Mesa redonda SEICAP 2012

Claver A, Botey E, Cisteró- Bahíma A

Servicio Alergia. USP Instituto Universitario Dexeus. Universidad Autónoma de Barcelona. Barcelona


La alergia a alimentos en la infancia se ha convertido, en las últimas décadas, en uno de los problemas de salud que mayor interés despiertan en el mundo occidental, debido a su crecimiento exponencial. Aunque prácticamente cualquier alimento conocido podría desencadenar una reacción alérgica, la mayor parte se debe a un número limitado de alérgenos, que suele variar en función de la edad de los pacientes y de los hábitos alimentarios de la población. Por norma general, los alimentos implicados son los más consumidos, y las diferentes sensibilizaciones suelen aparecer en el mismo orden en que éstos se incorporan a la dieta del lactante.

Así, durante los primeros años de vida las proteínas de la leche y el huevo son la causa más frecuente, pero al ir aumentando la edad del paciente aparecen otros alimentos, los de origen vegetal, que toman el relevo como principal desencadenante.

En la actualidad y según datos del estudio Alergológica 2005, la alergia a alimentos de origen vegetal es la primera causa de alergia alimentaria a partir del quinto año de vida. Las frutas frescas (fundamentalmente las pertenecientes a la familia rosaceae, como el melocotón, manzana y pera) están implicadas hasta en 1/3 de las reacciones, seguidas por los frutos secos.

En la práctica clínica diaria es frecuente observar como estos niños alérgicos a frutas, frutos secos, hortalizas, legumbres o verduras, presentan sensibilizaciones a más de un alimento, no siempre perteneciente a la misma familia. Además, muchos de ellos son también alérgicos a pólenes, variando el tipo de polen en relación a la aerobiología de la zona Estas asociaciones son debidas a la reactividad cruzada existente entre pólenes y alimentos vegetales. La reactividad cruzada se produce cuando un mismo anticuerpo IgE es capaz de reconocer distintos antígenos que pueden encontrarse en distintas fuentes alergénicas.

Aunque la reactividad cruzada parece lógica cuando se trata de antígenos pertenecientes a especies cercanas o relacionadas, también puede presentarse cuando no existe una relación taxonómica entre ellas. Este hecho se debe a la existencia de proteínas homólogas, altamente conservadas, conocidas como "panalergenos". Los panalergenos están ampliamente distribuidos tanto en el reino animal como el vegetal interviniendo en funciones biológicas importantes para la supervivencia celular.

En este trabajo, se repasan las principales familias de panalergenos implicadas en los fenómenos de reactividad cruzada en nuestro medio -proteínas transportadoras de lípidos y profilinas-, desde un punto de vista práctico que pueda resultar útil a la hora de plantear el diagnóstico diferencial y la conducta terapéutica más apropiada para nuestros pacientes.

Descarga PDF

Download

Comparte este contenido

Bookmark and Share

Sobre el autor

Dra. Ángela Claver Monzón

Dra. Ángela Claver Monzón

  • Especialista en Pediatría y Áreas Específicas
  • Formación específica en Alergología pediátrica 
  • Amplia experiencia en alergia alimentaria y tratamientos de desensibilización a proteínas de leche y huevo